Se miden a las 21.45, hora de la Argentina, con TV por Fox Sports; se lesionó Peruzzi y no juega





Boca preparado para jugar la copa que le compraron





GUAYAQUIL - La llave podría ser presentada como un juego sin equivalencias, pero el fútbol enseñó en muchas oportunidades que los pronósticos pueden ser pulverizados por los resultados. Las semifinales de la Copa Libertadores ofrecen ese paralelo con la serie que empezarán a disputar, desde hoy, a las 21.45, Independiente del Valle y Boca , en el estadio Atahualpa, de Quito. Un abismo los separa: desde la historia a la masa de hinchas, desde los títulos al poderío económico. Pero la pelota los emparejó y será con el balón con el que uno y otro están obligados a marcar la diferencia, más allá de que ante los ojos del mundo los favoritos sean los xeneizes. La sorpresa del torneo, un equipo con un recorrido inédito en esta competencia, frente a un club que pretende espantar los fantasmas internacionales que lo persiguen en los últimos años, y repetir la gloria que saboreó en el comienzo del milenio, cuando los títulos se amontonaban en las vitrinas.

Del calor, la temperatura alcanzó los 29 grados, y la humedad de Guayaquil a los 2850 metros y el frío con el que Quito abrazará a Boca. En cuestión de horas, el equipo que lideran los mellizos Barros Schelotto sufrirá ese cambio abrupto, una maniobra igualmente diseñada con la finalidad de contrarrestar los contratiempos de la altitud, un beneficio que Independiente del Valle exprimió en las series de cuartos y octavos de final. Pero reducir la justificación a que los ecuatorianos superaron esas instancias, frente a River y Pumas, de México, únicamente por esa ventaja sería desconocer y desmerecer los méritos de un plantel sin estrellas, pero que se apoya en el proyecto que desarrolla, desde hace cuatro años, el director técnico uruguayo Pablo Repetto.


No hay métodos efectivos en plazos cortos respecto a cómo combatir los efectos de la altura, y Boca eligió el más utilizado por los clubes argentinos: subir a Quito con el tiempo justo, apenas horas antes al partido. No le resulta un escollo, ya que el historial refleja que en cuatro partidos siempre salió airoso, con una victoria y tres empates. Este quinto capítulo tiene el premio de acceder a una nueva definición para los xeneizes, que hace cuatro años fueron finalistas y cayeron con Corinthians, una serie en la que un hermano de Riquelme anunció a través de las redes sociales, y antes del desenlace, que el N°10 dejaría el club. El mismo Juan Román que ahora señaló que "es la Libertadores más fácil de Boca", una frase que sublevó a todo Independiente del Valle, que se fijó como prioridad retener a sus jugadores para intentar dar un nuevo golpe en el torneo: "Le vamos a callar la boca", manifestó el delantero José Angulo.

"Es muy gratificante sentir que a pesar de las ofertas que recibieron de otros clubes, los jugadores hayan preferido quedarse", resalta Repetto, que realizará dos variantes obligadas ante las bajas de los defensores Luis Caicedo y Luis Ayala. Entre las novedades, el regreso por seis meses de Jonathan González, un delantero forjado en las divisiones inferiores y que hace dos temporadas dejó el equipo de Sangolquí, a 25 kilómetros de Quito, para jugar en León y Leones Negros, de México. Un movimiento que ilusiona a los hinchas, una irrupción menor en el mercado si se la compara con el gasto que realizó Boca para reforzar el plantel, que entre las contrataciones de Benedetto y Zuqui desembolsó alrededor de 7 millones de dólares, además de los contratos de Vergini y Walter Bou, que llegaron con el pase en su poder y la renovación, por un año, del préstamo de Jonathan Silva. Y la billetera no se agotaría, ya que avanzan las gestiones para sumar al colombiano Daniel Torres. Por otro lado, se complicó el posible arribo de Oscar Junior Benítez.





Probables formaciones




Independiente del Valle: Daniel Azcona; Emiliano Tellechea, Fernando León, Arturo Mina y Christian Nuñez; Jefferson Orejuela, Mario Rizotto, Junior Sornoza, Sebastian Méndez y Julio Angulo; José Angulo. DT: Pablo Repetto.

Boca Juniors: Agustín Orión; Jara o Tobio, Daniel Díaz, Juan Insaurralde y Frank Fabra; Pablo Pérez, Leonardo Jara o Cubas y Fernando Zuqui; Nicolás Lodeiro; Darío Benedetto y Carlos Tévez. DT: Guillermo Barros Schelotto.