Chocolate, en polvo y por la nariz: la nueva droga

Jóvenes de Europa comenzaron a utilizar esta dulce sustancia para drogarse en las fiestas. Si bien los riesgos no han sido estudiados en detalle, varios profesionales aseguran que el cacao produce adicción, cierta sensación de euforia y daña los conductos nasales. ¿De qué se trata esta flamante práctica?

Varios sitios en Europa han dejado a un lado las drogas de diseño e incluso el alcohol para dar lugar a algo más dulce, el chocolate. Aspirar por la nariz líneas de cacao en polvo es la nueva forma de divertirse en las fiestas realizadas en capitales como Berlín o Madrid.

Esnifar esta dulce sustancia produce endorfinas en la sangre, lo que genera un estado de euforia, especialmente cuando se combina con la música, el baile y las luces de estos lugares.

droga

Diversos estudios detallan que el chocolate contiene grandes cantidades de magnesio que actúa como relajante muscular, aunado a la picatequina, abundante en el chocolate negro, el cuerpo de quien lo consume consigue sentir un impulso de energía que le permite aguantar activo durante más tiempo, según indica el sitio excelsior.com.mx?.

"Los efectos de aspirar chocolate no han sido estudiados. Tiene un montón de propiedades que lo hacen ser una sustancia adictiva y obviamente tiene un efecto en el cerebro", comenta Andrés Herane, médico psiquiatra que actualmente investiga subtipos de depresión y estrés en King´s College London.

Por su parte, otros profesionales rechazan de entrada este nuevo uso del cacao."Aspirar chocolate en polvo no es seguro, porque es percibido como una sustancia extraña y tóxica por la nariz", asegura Jordan Josephson, otorrinolaringólogo del hospital Lenox Hill de Nueva York, consultado por la revista Live Science.

De la mesa a la pista de baile
Según el medio britanico, Daily Mail, el especialista en chocolate, Dominique Persoone, diseñó este concepto, como postre para una fiesta de los Rolling Stones en 2007, pero el concepto sólo fue usado un tiempo por innovadores culinarios como Heston Blumenthal en su restaurante "The Fat Duck", y ahora pasa de la mesa a la pista de baile.

Persoone, originario de Bélgica, también creó una máquina especial para poder esnifar chocolate en cantidades suficientes para obtener los efectos deseados. Esta máquina llamada "Chocolate Shooter" consiste en dos cucharillas adaptables a la nariz con una palanca que permite impulsar la sustancia, además de incluir dos estuches de mezcla de chocolate con jengibre y frambuesas.

Ante el éxito de este experimento, han surgido algunas críticas, en las que se advierte que el aspirar esta sustancia podría dañar las membranas de la nariz, pero Persoone ha comentado a diversos medios europeos que aspirar cacao es seguro.