Cuando yo era chico, contaba con un gran control de balón, por eso fue así que consegui jugar en las inferiores de varios clubes como Estudiantes, Atlanta y Vélez...

En 2007, Vélez terminó cuarto en el campeonato de la cuarta... Pero fuimos el equipo mas goleador del torneo, capaz de ejecutar masacres como un 11-3 a Rosario Central, o un 5-0 a Atlanta (mi ex-club jeje), o batallas campales que terminaban con un 5-5 con Gimnasia. Fue después de que se produjera un retoque sutil en el ataque. Ya no estaba Caceres y lo había reemplazado Carelio.

-Vos no te acordás de lo que era esa delantera- recordaba Francisco-. Es cierto que el pasado se novela a sí mismo, pero era una cosa impresionante. El verdadero yo, que la rompía en Vélez, Atlanta y Estudiantes fue ese, el de Leone, Piero, Carelio y Gómez.

Eran jugadores de la puta madre. La mayoría de los goles eran porque yo desbordaba, tiraba el centro atrás y mandaba la pelota fuera del área. Venía de cabeza Gómez o el pampa, y era gol. Sabían que el pase les iba a la cabeza. Se las ponía justo en la cabeza, adelante suyo, no hacía mas que el movimiento.

-Con esa delantera no hacía falta nada-me decía Leone. Hacíamos goles por todos lados.
Y las que para mí eran locuras, para mis rivales podían ser provocaciones, por lo que muchas veces me contestaban pegándome. A principios del torneo, un defensor con el que yo tenía grandes duelos era un tal Perusset, uno que jugaba en Independiente. De quién yo diría, fue mi mejor marcador.

-Te pegaban mucho. Y Perusset, un 3, era uno de ellos. En un clásico te llegó la pelota sobre el lateral, fue Perusset y te dió una patada. Me acuerdo que fuimos a apurarlo. "¿Y que querés? ¿Que te pegue a vos o a Gómez?", le decía. A vos solo te aminoraban pegándote. Porque eras chiquitito y no reaccionabas- Se acordó Carelio.

Pero hubo partidos en los que reaccione, como había ocurrido durante un clásico con Independiente, en agosto si no me equivoco. Esa tarde, le pegué una trompada a un tal Cruz, con quien había sido compañero en Estudiantes. La pelea fue tan zarpada que me acuerdo que hasta vinieron policias. El episodio hasta salió en algunos diarios de internet. "Yo no sabía que era Cruz" dije mas tarde, haciéndome el boludo.

Al otro año fuimos campeones en la cuarta, aunque el momento pletórico del equipo había pasado el año anterior, con el 11-3 a Rosario Central, la mayor goleada en la que estuve.

-A los veinte minutos-se acordaba Leone- estábamos ganando 3 a 0. Los muchachos de Central nos pedían que aflojáramos. No agarraban una. Yo jugaba para atrás, para el medio, y el partido se puso 4 a 1, 4 a 2 y 4 a 3. La gente nos quería matar. Y vino la seguidilla. En un momento nos dieron un penal y lo iba a patear yo, porque yo nunca erraba. "Tiráselo al arquero, ya está", me decían. Entonces yo le avisé al arquero adonde la iba a tirar. Pero la tire al otro lado. Nos cagaron a patadas