El curioso caso de Roman Zozulya, discriminado y rechazado por los simpatizantes del club español debido a su diferente ideología.

El Rayo Vallecano y el repudio a un jugador ucraniano


Zozulya fue discriminado y rechazado por los simpatizantes del club español, los cuales lo acusaron de vínculos con la extrema derecha.

Luego de que el futbolista desmintiera tales lazos y comunicara públicamente su tristeza por no poder hacer lo que a él más le gusta (jugar al fútbol) en el club, el pasado 1 de febrero decide romper su contrato con el conjunto vallecano y regresó al Betis.

Roman Zozulya ha decidido no jugar en el Rayo Vallecano. El jugador ha tomado esta decisión después de observar el comportamiento de la afición del conjunto madrileño en el duelo ante el Almería, donde expresó de forma casi mayoritaria el rechazo a su llegada a Vallecas. Así lo comunicó su representante, José Lorenzo, después de una larga reunión en Sevilla, en la que el jugador estuvo cerca de una hora para luego marchar a su domicilio con su familia. ?Es prácticamente imposible que Roman juegue en el Rayo. Se siente amenazado y lo que vimos en el estadio de Vallecas lo corrobora. Tendremos ahora más reuniones para ver cómo acaba el asunto?, indicó el representante, quien no zanjó de forma definitiva el asunto en espera de que el martes el futbolista comunique de forma definitiva la decisión que tiene tomada. Zozulya no quiere darla a conocer porque desea dejar claro el cobro de su salario y los aspectos legales que van a rodear a su nueva situación. La situación es compleja, puesto que solo puede jugar en el Rayo.

comunistas

"Hemos estado hablando con todas las partes porque hay que ver una serie de cosas. El martes habrá otra reunión y a partir de ahí creo que se tomará una decisión definitiva. Esta situación es insostenible y tenemos que evitar que vaya una persona allí y pueda encontrarse de nuevo con una situación que nadie quiere que se repita", añadió el agente del jugador, quien espera ahora a que el Rayo se posicione para aclarar las condiciones del salario del jugador.

Zozulya dio a conocer a su entorno la decisión después de un día agitado en Sevilla. El ucraniano no participó en el entrenamiento del Betis en la ciudad deportiva, donde algunos ultras verdiblancos intentaron desplegar una pancarta en apoyo del jugador, algo que no fue permitido por los servicios de seguridad del conjunto bético. Ante las protestas de los ultras, fue Alexis Trujillo, segundo entrenador bético, el que charló con ellos para apaciguarlos. Mientras, en un hotel cercano a la propia ciudad deportiva se debatía el futuro del futbolista. Los ultras acudieron al propio hotel y mostraron de nuevo su apoyo al jugador. El Rayo comunicó al entorno del jugador que la presión que ha recibido por parte de su afición es muy fuerte.

Zozulya, que tiene contrato con el Betis hasta 2019, había llegado a un acuerdo para jugar cedido en el equipo madrileño hasta el 30 de junio. La hostil respuesta de buena parte la afición del Rayo en contra de su fichaje por considerarlo un militante de ultraderecha, nazi y racista, ha provocado que Zozulya desista de su intención de jugar en Vallecas.

El pasado jueves, la Liga, la AFE, el Rayo y el jugador mantuvieron una reunión para analizar lo ocurrido. En ella se decidió que Zozulya tomara unos días de reflexión para decidir si fichaba por el Rayo después de que todas las partes le garantizaran su seguridad y su derecho para desarrollar su profesión.