El centrocampista malagueño termina contrato con el Real Madrid en verano de 2018

Isco, feliz con el interés de equipos como el Barça

En las últimas semanas en el Real Madrid hay un nombre propio. El de Isco, que termina contrato con el club blanco en verano de 2018.
El centrocampista malagueño se siente cómodo con la situación de incertidumbre que existe en torno a su renovación. Le gusta el interés que otros equipos están mostrando con él y no le molesta que el Barcelona se haya puesto en contacto con su entorno. De hecho, no está para nada triste con la idea de que el club azulgrana quiera darle una prima de fichaje y llevárselo libre en junio de 2018.

El andaluz, que llegó al Real Madrid en el verano de 2013, se considera ahora en una posición favorable para negociar con el club que preside Florentino y su intención es sentarse a hacerlo cuando termine la temporada. Su entorno más cercano al mundo del fútbol sigue recomendando que renueve y luego decida si se quiere marchar traspasado.
Mientras, en el Real Madrid insisten en que todo terminará con la firma de renovación.